RUMORES

LOS RUMORES

Muchas veces cometemos el grave error de escuchar los rumores que otras personas generan sobre nosotros, tal vez se escuchan como quien espera palabras alentadoras, o peor aún: simplemente por curiosidad, para saber qué dicen sobre nosotros; sin embargo, debemos saber que la gente siempre va a conseguir motivos para hablar, ya sea para bien o para mal, pero seamos realistas, por lo general hablarán lo malo
 
Entonces ¿qué hacer?, simple, los rumores hay que dejarlos correr, que sigan su cauce como agua que baja por las montañas cuando llueve y recorre las avenidas de nuestras casas. Si somos observadores nos daremos cuenta que esta agua hace el bien, puesto que nutre las plantas y sirve de beberedo para algunos animalitos, pero si esta agua, que en efecto es muy beneficiosa, no sigue su cauce y permanece retenida y se empoza, comenzará a hacer una función que nos perjudicará.

Por consiguiente, así como el agua estancada no es útil, así son las palabras falsas que otras personas dicen acerca de nosotros, no debemos quedarnos con esas palabras en nuestra mente y alma, hay que dejar que sigan su cauce. “A las palabras necias, oídos sordos”, reza un refrán popular; no hay que escucharlos y menos desgastarnos con comentarios negativos que vienen de personas que no tienen un sentido de vida, que sienten que la única manera de resaltar es hablando mal de los demás; esta gente generan rumores porque sienten que la vida es injusta con ellos.

También debemos aprender, que las personas que se encargan de hacer rumores, no les interesa que les aclaremos alguna situación, o le digamos quienes somos, porque si fuese así, se hubieran acercado a hablar con usted, pero no, simplemente el interés de estas personas es otro; así que no malgaste su tiempo averiguando lo que otros hablan de usted, que sea su actitud la que hable por usted

Pobre es aquel que se dedica a dañar a los demás, así que cierra tus oídos y continúa transitando en el éxito

¡Que digan, que hablen, que de mi éxito solo Dios sabe!

@nancyfarias1



Derechos reservados ©

Comentarios

  1. Estoy de acuerdo. Sin embargo, primero debes trabajar sobre el dominio de la mente, de los pensamientos... pues si no tienes control sobre ellos no puedes impornerles tu voluntad de ''a qué hacer caso ó como seguir por el camino del desapego emocional a ciertas situaciones''
    Sólo un animal domado (en éste caso la mente) puede hacer lo que su dueño le pida.

    ResponderEliminar
  2. Si Walter, además, hay que trabajar en el autoestima, autoconcepto y autoaceptación para que deje de importar la opinión de otras personas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta para mi primogénita

HONOR A LAS MUJERES

Expresiones que nos hacen daño