¡Yo tengo la razón!

¡Yo tengo la razón!

Uno de los motivos que nos hace perder la paz y nos contamina nuestra alma de resentimiento, es querer tener la razón.  Pareciera que tener la razón es la única manera de demostrar nuestra inteligencia y capacidades de razonar.

Sin embargo, ¡Cuidado! La razón quita la paz de quien la desea vehementemente, muchas veces caemos en discusiones efímeras con tal de ganar y tener la razón. Por tener la razón muchas personas son capaces de desear el mal y hasta de maldecir, y es cuando escuchamos frases como “ojala te pase…. Para que te des cuenta que es verdad lo que te digo”, “tu vas a ver, te darás cuenta que yo tengo la razón y después no te quejes”.

Lamentablemente, hasta en las vías públicas, observamos a la gente peleándose porque ambos creen tener la razón, y peor aún también nos perdemos de compartir momentos únicos con personas amadas porque su conversación favorita es tener la razón.

Quitarse esa atadura de querer tener la razón no es fácil, nos han hecho ver que la razón lo es todo, pero lo que es todo es llegar a acuerdos, a diálogos de aceptación y compresión, compartir con las personas que amamos. Si no es posible llegar a acuerdos, recuerde que cada quien tiene su verdad, y que la única verdad absoluta la tiene Dios, nosotros solo tenemos puntos de vista


¿Qué puedo hacer si debo compartir con personas que le gusta tener la razón y no estoy de acuerdo? Respire profundo y cambie el tema, ya usted sabe que no va a llegar a ningún acuerdo, si la persona insiste, mejor quédese en silencio, de igual manera, las personas cuando luchan por tener la razón no entran en acuerdo. Evitemos la tentación de caer en conflictos que nos roban la paz. 


@nancyfarias1

Derechos reservados ©

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta para mi primogénita

POR QUÉ EXISTEN LOS PREJUICIOS PERSONALES

Expresiones que nos hacen daño