El Propósito: Todo comienza por tenerlo...

El Propósito 

       En algunas ocasiones he tenido la oportunidad de ofrecer talleres a personas que buscan estrategias para gerenciar  sus vidas de manera exitosa. Antes de comenzar suelo preguntar si algunas vez han elaborado un proyecto de vida, y  sorprendentemente estas personas aún con largas carreras universitarias, trabajos estables e incluso dueños de negocios, responden: “NO”. Tal vez parezca sorprendente,  pero es así; ahora bien: ¿cómo han logrado llegar aparentemente tan lejos sin un propósito?  Y es que tener títulos, trabajo o negocios, no implica tener una visión hacia dónde queremos ir;  el detalle es que muchas veces llegamos a esas metas por imposición de la sociedad o incluso por deseo de nuestros padres, pero no por convicción propia; a todas estas, la pregunta más importante es: ¿soy feliz con los que estoy haciendo actualmente? La respuesta siempre será negativa si no hay convicción personal, ya que no puedo conseguir mi felicidad si lo que estoy haciendo lo hago porque me he convertido en una triste veleta de la vida.


   Nuestra vida debe tener un propósito, sólo de esta manera conseguiremos motivos para levantarnos cada mañana con fuerzas y ánimos de comernos el mundo, de decir: “aquí estoy yo, y mi vida vale la pena vivirla”. 

Cuando tenemos un propósito, nos convertimos en personas creativas y somos capaces de convertir toda situación desventajosa en una oportunidad. Sabemos hacia dónde queremos ir, trabajamos en la visualización de nuestras metas y si algo sale mal, entonces no nos desanimamos sino que evaluamos , corregimos y continuamos con nuestro proyecto. El problema radica cuando nos detenemos a ver quién nos dice hacia donde ir, tomemos nosotros mismo la determinación hacia dónde queremos ir y qué es lo queremos para nuestras vidas.

TÚ,  ¿YA TIENES UN PROPÓSITO DE VIDA?

@nancyfarias1



Derechos reservados ©


Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta para mi primogénita

POR QUÉ EXISTEN LOS PREJUICIOS PERSONALES

Expresiones que nos hacen daño